7 COSAS QUE NADIE TE CUENTA SOBRE LA ORGANIZACIÓN DE LA BODA




Organizar una boda es un proceso repleto de pequeños detalles y siempre hay cosas que nadie nos cuenta pero que deberíamos saber. Estas son algunas de ellas.

Durante todo el tiempo que invertimos en la organización de nuestra boda se plantean muchas cosas y muchas de ellas nadie las cuenta por los motivos que sean. Pero nosotros te vamos a contar algunas para que puedas tenerlas en cuenta.

• Es lo mismo organizar una boda sencilla que una boda por todo lo alto

A nivel de esfuerzos y de organización es exactamente lo mismo. Hay que tomar las mismas decisiones, dar los mismos pasos,ponerse en contacto con los proveedores... todo eso no cambia sea cual sea el tipo de boda que vayáis a celebrar.

• Se te saltarán las lágrimas por cualquier cosa

Las emociones están a flor de piel y se invierte mucho a nivel emocional preparando la boda de nuestros sueños con lo que el estrés que se genera suele provocar las lágrimas nerviosas cuando menos lo esperamos y a veces por las cosas más absurdas. Respira hondo y piensa que tiene solución, sea lo que sea, y que la vas a encontrar.

• Conversaciones monotemáticas

Aunque no te des cuenta es probable que no sepas hablar de otra cosa que de la boda porque será lo que más espacio ocupe en tu mente durante los preparativos. Intenta controlarte y desconectar de vez en cuando y escuchar a tus amigos y familiares, la vida sigue y está llena de otras cosas.

• Recibirás críticas que no te gusten

Y opiniones que no serán como la tuya respecto a cualquier detalle. Escucha a todo el mundo pero es vuestra boda y la última palabra es vuestra en todo. Os tiene que gustar a vosotros antes que a nadie.

• Siempre hay gastos inesperados

Puede que sean pequeños y tal vez no. Siempre hay que tener una parte del presupuesto dedicada a los posibles contratiempos para que no os pille por sorpresa y podáis reaccionar como sea necesario.

• Habrá cosas que al novio no le importen

O no como a ti te gustaría que le importaran, al menos. No te enfades con él, hablad las cosas con calma e intentad comprenderos y llegar siempre a acuerdos. Cada uno le da importancia a unas cosas y tal vez algunos detalles no sean relevantes para él.

• Tendrás tu momento bridezilla

Aunque intentes evitarlo, los nervios nos juegan malas pasadas, sobre todo a medida que se acerca el día B. Rodéate de gente que te tranquilice, tómate las cosas con toda la calma posible y en esos momentos trata de escucharles porque seguramente tendrán razón.